lunes, 6 de febrero de 2012

Esto es Pop, Mamá...

¿Qué es el Pop?

A lo largo de los años, siempre que una barra de bar, un puñado de cervezas y gente con algo que decir se han interpuesto en mi camino, muchos son los temas (triviales y vitales) que han ido yendo y viniendo a su antojo: desde la pasión, muerte y resurrección de Matt Murdock hasta el peso de la paja, pasando, por supuesto, por el sexo.

Pero si hay uno que siempre acaba saliendo cuando yo ando cerca es sobre qué entendemos cada uno de nosotros por "Cultura Pop", asunto para nada trivial.
Y es que, para el que esto escribe, la "Cultura Pop" (de Popular) es la principal manifestación del subconsciente de la especie humana.
Obviamente rara vez consigo convencer a casi nadie (y los pocos a los que sí han acabado escribiendo por aquí en alguna que otra ocasión), ya que hoy por hoy, parece que lo Pop no guarda ninguna relación con lo popular entendido, como decía antes, en el sentido de "perteneciente al pueblo". A simple vista, lo Pop es, ante todo, un conjunto de patrones culturales que se inscriben en la mercantilización más extrema, en el consumo, en los dictados de la moda.

Lo Pop son mercaderías de signo cultural para ser consumidas por el pueblo, pero que ya no guardan relación con expresión artística alguna, porque ¿qué tiene de arte, de premio a la inteligencia y la creatividad, lo que hoy llamamos Pop?

Está claro que la explotación comercial de los contenidos de la cultura popular es también, una vez expurgados sus elementos más transgresores, un elemento importante en la formación de la cultura de masas y un factor económico de relevancia a través de la industria del entretenimiento.

Y esto, por supuesto, no es ningún invento del siglo XX.

La versión escrita más antigua que se conoce del cuento de la Bella Durmiente, está incluida entre las cincuenta fábulas que forman parte del Pentamerón del napolitano Giambattista Basile y llevaba por nombre "Talia, el sol y la luna". El relato nos cuenta la historia de la maldecida princesa Talia quien tras pincharse con una espina de lino cae como muerta en un profundo sueño. Años más tarde, la princesa durmiente es encontrada y violada por un rey, y nueve meses después, sin enterarse de nada sumida en su catatónico sueño, da a luz a un par de gemelos de sexo opuesto, asistida por unas caritativas hadas del bosque, que ponen a los retoños sobre sus pechos para que puedan mamar. Un día, el niño un poco desubicado,  chupa los dedos de su abducida madre extrayéndole la astilla germen de la durmiente maldición, despertando a Talia que pone por nombre a sus inesperados hijos Sol y Luna.

Pero el cuento no acaba aquí y el inconstante rey regresa a ver si la durmiente seguía tan apeteciblemente dormida, y al encontrarla vivita y coleando, acaba enamorándose de la bella sumisa. Y como estamos en el medievo, la historia tienes que retorcerse un poco más resultando que el rey casquivano ya está casado con otra y a la reina consorte no le hace ni pizca de gracia la situación. Así que, ni corta ni perezosa, encarga a un cocinero asesinar a los niños bastardos y prepararlos estofados para que sean devorados por su infiel esposo. El cocinero, que en el fondo es un tío majo, da el cambiazo entre cazuelas y le sirve al rey un par de corderos.

No contenta con creer haber preparado para su marido una canibalesca cena, la esposa cornuda hace traer a Talia a palacio donde pretende quemarla en la hoguera. La Bella Ex Durmiente le pide que le deje deshacerse de sus bellos atuendos antes de ser chamuscada y la reina accede a regañadientes. Comienza entonces uno de los strip-teases más bizarros de la literatura, para deleite de los lectores más perversos. Cada vez que se saca una prenda, Talia grita su dolor lo que acaba alertando al rey que la oye y aparece en la habitación donde se calentaba la hoguera. La reina le dice que va a quemar a la adúltera y le confiesa que mandó servir a sus hijos para la cena. El rey desesperado ordena quemar a la reina y los amantes se reúnen al fin.

Tras la versión de Basile, fue el francés Perrault el siguiente en incorporar este relato a sus recopilaciones, edulcorando parcialmente la historia haciendo que los gemelos fuesen concebidos por la princesa y el rey infiel tras el despertar de la Bella; y, más tarde, los Hermanos Grimm eliminaban toda esa segunda parte e instauraban el final que Disney llevó al cine en 1959, rematando la faena: la llegada del principe azul y el beso purificador.

Ya no hay agresión sexual. Ya no hay una historia de crimen caníbal y pasional, de venganza ante la infidelidad. A cambio tenemos a una bella princesa sumisa y paciente y a un macho alfa idealizado al que toda mujer debe esperar.

Este es un buen ejemplo de la realidad pérfida de la corrección política y de cómo el poder (social, religioso, político) busca siempre desactivar el poder subversivo de la cultura Pop para ponerla a su servicio y convertirla en un instrumento más en la formación de las masas. Y es que no hay nada mejor para ocultar algo, que exhibirlo a los cuatro vientos.  Parafraseando: ¿qué tiene de 'revolucionaria' la imagen del Che Guevara degradada a ícono de camiseta vendida hasta el hartazgo?

Afortunadamente, dos pueden jugar al mismo juego y no son pocas las ocasiones en el que se usa ese mismo sistema gris para la propagación de ideas subversivas (o, tal y como está el patio hoy día, ideas a secas). Un ejemplo recurrente es ese inglés tan simpático que se llamaba John Lennon. Dos de las principales obras de este hipermercantilizado y reconocido autor de melodías pop, nos zarandeaban para imaginar y no, simplemente, creer.

Y esta, mamá, es la verdadera historia de la cultura Pop.


5 comentarios:

yosoyjoss dijo...

Es Pop Mamá se acaba de hacer un niño grande. Felicidades!

redronin1b dijo...

Ha perdido los dientes de leche contando cuentos!!

eρHedro dijo...

Pop, repop y explotó.

redronin1b dijo...

Me congratula en grado sumo que tenga presente los artículos más "vintage" de la web, joven: http://www.espopmama.es/2006/02/pop_09.html

eρHedro dijo...

Bah, pero poco, jajaja.
¡Y no se me ponga domingotardero usted con los artículos antiguos, que son la base de este reflorecer, de alguna manera!