lunes, 15 de febrero de 2010

DISCO DE LA SEMANA: Here, My Dear (1978)

A1.- Here my Dear / A2.- I meet a Little Girl / A3.- When Did You Stop Loving Me, When Did I Stop Loving You / A4.- Anger
B1.- Is that Enough / B2.- Everybody Needs Love / B3.- Time to Get it Together
C1.- Sparrow / C2.- Anna's Song / C3.- When Did You Stop Loving Me, When Did I Stop Loving You (Instrumental)
D1.- A Funky Space Reincarnation / D2.- You Can Leave, But It’s Going To Cost You / D3.- Falling in Love again / D4.-When Did You Stop Loving Me, When Did I Stop Loving You (Reprise)


Exacto, ya llegó San Valentín, una demostración más de como el ser humano es un hacha en transformar entretenidas fiestas paganas (en este caso de fertilidad y ayuntamientos de los de la libido subida) en sacrosantas orgias consumistas.

Y claro, este es el caldo de cultivo predilecto de aquellos a los que les gusta mesarse las barbas (o las cejas, en el caso de las señoras), poner estudiada pose de cinismo y preguntar con evidentes segundas intenciones: "...pero a fin de cuentas ¿qué es el amor?"

A lo que sólo puedo contestar: "Aquí tienes, querida".

Dicen que el primer amor es último, no se si será verdad, pero en el caso de Marvin Gaye, está claro que si fue tremendamente definitorio.

Ella era una chica llamada Anna Gordy, hermana del fundador de la Motown, Berry Gordy, 18 años mayor que él, pero Marvin compensaba de sobra su precocidad con un enorme talento que dejó deslumbrada a Anna.

Flechazo, pasión, romance y toda la pesca.

Ella estaba muy bien relacionada con todo el mundillo de la música que estaba cambiando los EEUU desde dentro y podemos decir sin miedo a exagerar, que Marvin Gaye nunca habría llegado a ser lo que fue si no la hubiera conocido.

Fue ella quien lo lanzó al estrellato, lo encarriló, lo ayudó, lo guió, lo animó.

Fue su gurú, su guía, su combustible.

Pero el amor es eterno mientras dura y hacia 1977 fue el momento en el que dejaron de amarse.

Para entonces Marvi Gaye, ya se había convertido en Marvin Gaye: había llegado a lo más alto, era una estrella, un dios incluso... y el divorcio, como casi todos, fue encarnizado.

Y justo antes de que la sangre llegara al rio, al abogado de Marvin se le ocurrió una idea genial, que dejaría buena marca en la historia de la música moderna: todo el dinero que recibiera Marvin por los derechos de autor de su siguiente disco irian a parar integramente a Anna.

Y el juez se mostró de acuerdo.

Nuestro protagonista se había salido con la suya, bastaba con ventilarse un disco de mierda en dos patadas y podría pasar página de una vez.

Pero no todas las páginas pueden pasarse con la misma facilidad, ni todos los puentes quemarse al ser cruzados.

No se podía liquidar así como así una historia de amor como esa y, a fin de cuentas, aquella mujer seguía siendo su Anna.

Cuanto más reflexionaba sobre ello mas cuenta se daba el Sr. Gaye que estaba ante una ocasión, quizás la última, demasiado bonita... o demasiado estúpida, para decirle quien fue Anna Gordy para Marvin Gaye.

Aquí tienes, querida.

Así que se encerró en su estudio y compuso esta pequeña maravilla que cuenta toda su historia: su encuentro, su pasión, las primeras grietas, su hijo, los celos, el odio, la rabia de cuando todo se va a hacer puñetas.

Y luego la calma.

Y sí, también quizás, el comienzo de un nuevo amor.

Un regalo único.

Se entregó a fondo y sacó lo mejor de sí mismo para un disco que, de todas formas, no le iba a reportar ni un centavo.

Quizás aquellos ya no fuera amor, pero Marvin Gaye supo reflejar como nadie los momentos en los que si lo fue.

2 comentarios:

Ermo dijo...

muy GRANDE!

Carlos Satan dijo...

"When Did You Stop Loving Me, When Did I Stop Loving You" es una canción que, simplemente me pone... sabias que Marvin Gaye... ejem, mejor me callo...