domingo, 7 de febrero de 2010

Bravo Pony Bravo


Los próximos 13 y 14 de febrero actuarán en Barcelona el grupo Pony Bravo. Sus más de 1300 oyentes en lastfm (donde se puede bajar íntegro su trabajo "Si bajo de espaldas no me da miedo y otras historias") se nos hace poco para una banda de artistas de semejante talla.

Es pop, mamá estuvo en uno de sus conciertos durante el Monkey Week (Puerto de Santa María) donde tocaron su, hasta la fecha, único trabajo publicado, así como otras jugosas canciones inéditas.

De origen sevillano, Pony Bravo combinan western sabor a Ennio Morricone, rock psicodélico, algo de electrónica, ciertos aires arabizantes, y todo ello aderezado con una pizca tan sólo referencial a la copla, con toda la ironía del mundo, y homenajeando a Manolo Caracol mucho antes de que Los Planetas nos "sorprendieran" haciéndolo en su último single "Cuatro Palos". No dejéis de pasar por su myspace donde podréis disfrutar de todo el material artístico del que hacen gala: así Pony Bravo podrían mostrarse como "un gafaspasta con bata de cola".

Os aseguro que un concierto de Pony Bravo es toda una experiencia. Todo comienza con el sonido intenso e hipnotizante que propina Pablo Peña a su bajo. De repente, está moviendo el cuerpo de una manera cercana a la de los chamanes cuando buscan el trance, y tú no puedes hacer más que seguirle. La voz y algo de la pose, tímida cuanto menos, de Daniel Alonso, nos retrotrae quizás a un pretérito concierto de The Doors. Una especie de Jim Morrison, versión española, que se esconde en el corpachón de este gran artista, que es además el diseñador de esas joyitas que utilizan para anunciarse.

Salvando las distancias, faltaría más, no puedo dejar de realizar un análisis comparativo entre el legendario grupo The Doors, y estos Pony Bravo. Mientras The Doors crea su universo poético e imaginativo alrededor de los nativos americanos, la mística y el mundo del peyote y demás sustancias alucinógenas, y todo combinándolo con el rock de la época, se me antoja que Pony Bravo pretendan lo mismo pero alimentándose de los mitos y el sabor de un mítico reino andalusí. Habría que preguntarles hasta qué punto podría ser cierto esto. Puede que una gran diferencia, sin embargo, estribe en que Pony Bravo no se toman tan en serio como lo haría Jim Morrison, pero ¿no sería eso una característica principal de la cultura del "sevillismo" del que se burlan descaradamente?

Gente de Barcelona a la que les guste la psicodelia, o el indie, o simplemente la música de calidad, no perdáis la oportunidad de entrar en el universo sonoro de Pony Bravo, sacad vuestras propias conclusiones, y volved por aquí y me contáis. Estoy seguro de que más de uno de vosotros quedaréis enganchados a esta Semana Santa del Ácido. Bienvenidos a la Cofradía del Santo Pony de la Saeta Torturada de nuestra Señora Galáctica de los Montieles




1 comentario:

redronin1b dijo...

Chapeau!!

Un articulo impresionante que me ha traido buenos recuerdos de aquel peazo concierto bajo la solana portuense.

Psicodelia nihilista capaz de traspasar fronteras (la troupe esPop disfruto del espectáculo con un amiguete allende los Pirineos y este se quedo más extasiao que después de cenarse sus primeras puntillitas).

Siganle la pista al Pony Bravo, jóvenes, y disfruten como adelanto de "El Rayo" en su repro más cercano (aquí a la derecha, vamos).

Genial Mr Yo Soy Joss!!