lunes, 25 de enero de 2010

DISCO DE LA SEMANA: Las Cosas que Nadie debe Ver (2004)

01.- Yo ya te conozco
02.- Sola
03.- Si no hay
04.- El sol se despierta temprano
05.- Tirarme y no volar
06.- Gigante con pies de barro
07.- Camandulear
08.- Las cosas que nadie debe ver
09.- Si digo lo que pienso en realidad
10.- Madre
11.- Ciudad de los cristales rotos
12.- ¿Qué problema hay si no quiero estar...?
13.- Nuestro plan final


Lovely Luna + Lyon = Aliteración Desmesurada.

Esto no es un articulo sobre Lovely Luna.

Esto no va sobre el segundo disco que allá por el 2.004 reunió de nuevo, y por primera vez, a Xoel López y Felix Arias cantando en español bajo el sello de Mushroom Pillow.

Esto no trata sobre Las Cosas que Nadie debe Ver.

Hoy voy a escribir sobre la ciudad de Lyon y de lo que encontré allí, mientras Lovely Luna ponía la banda sonora desde un mp3 que había visto (y sigue viendo hoy día) tiempos peores.

Existe una teoría básica entre los antropólogos que dice que uno debe sumergirse en una cultura completamente extraña para conocer profundamente la suya propia.

O lo que, para el caso, viene significar lo mismo: que debemos empaparnos en las vidas de otros para llegar a conocernos en profundidad a nosotros mismos.

Para quien ande algo desorientado, Lyon es una ciudad francesa de la región Rhône-Alpes (es decir, que está en la falda del Ródano, a orillas de los Alpes, muy cerca de la frontera con Suiza), famosa por haber sido cuna del Cine de los Lumière, El Principito de Saint-Exupéry o la Nouvelle Cuisine de Paul Bocuse.

Pero también es mucho más.

Lyon es una hormiga roja donde beber vino caliente. Es una pareja de cincuentones bailando un tango a orillas del Ródano, bajo la atenta mirada de los paseantes curiosos. Es intercambiar confidencias nocturnas a la luz del movil bajo la atenta mirada de una botella barata de Cabernet-Sauvignon. Es una canción de cumpleaños en mil idiomas distintos. Café por voluntades en una casa okupada.

Y, también, son encuentros casuales y tardes de sol. Besos robados, besos perdidos, besos reencontrados. Campos de esperma, fiestas cremallera y luces de colores reptando fachadas. Trípodes de cámaras fotográficas danzando sobre los adoquines que conducen a la catedral.

Son ronquidos, susurros y estaciones de metro. Una fina fria lluvia haciendo surcos en sonrisas y ojos brillantes.

Lyon es una residencia para 400 personas y una sola cocina, a 50 pasos del barrio árabe y 500 del Stade Gerland.

Un lugar donde el entramado emocional de la complejidad de los personajes (tal vez personas) que allí vivían fue dominando aquel centenar de días hace ahora ya 3 años.

Todos los que allí estuvimos en aquel tiempo y lugar (tal y como todos vosotros habreis estado en otros tiempos y lugares similares) formabamos parte de un cuadro de costumbres en el que el tratamiento deshinibido de la sexualidad y el amor, el particular sentido del humor, la rara mezcla de tonos, colores y sonidos tomaba forma en un naturalismo pop sublimado con resonancias míticas (y un poco místicas).

Aquellos días fueron un sutil retrato del tránsito de la inconsciente (con todo lo bueno que ello implica) juventud hacia la permanente desorientación adulta, un mundo confuso de relaciones fragmentadas y equipaje cada vez más pesado.

Y es que, como finalizan todas las Grandes Novelas Americanas, después de aquella excitante primavera del 2007, nuestra vida cambió para siempre.

Fue como vaciar cajones con trapos para luego llenarlos de seda y tergal.


4 comentarios:

Yo soy Joss dijo...

genial texto, Lo mío fue la primavera del 2006 y la ciudad de Nancy, pero el resto... todo... encaja...

Pal dijo...

Ahora entiendo todo...

Besoss

redronin1b dijo...

Pizpireto Mr Yo_soy_Joss: No son las fechas, los rostros o las fachadas, eramos nosotros (todos nosotros) creciendo.

(Recomendación Musical Especial: "Mi Bigote" de Los Salvajes, en su repro más cercano)

Salerosa Miss Pal: Besos robados, besos perdidos, besos reencontrados. Ahí radica todo...

...y Limones. Muchos Limones.

(Recomendación Musical Especial: "Dance Rock'n'Roll" de Benjamin Biolay y Chiara Mastroniani, en su repro más cercano).

Gracias a los dos por compartir.

Pal dijo...

Gracias a ti por hacernos partícipes!!