lunes, 8 de junio de 2009

DISCO DE LA SEMANA: I Was So Unpopular In School and Now They're Giving Me This Beautiful Bicycle (2004)

Gracias al blog de la Antonia (genio y figura de las noches sevillanas), hace un par de días descubrí el anuncio veraniego de este año de la cerveza Estrella Damm (cerveza, todo hay que decirlo, de las peorcitas que se embotellan con nombre y apellidos en este país).

Pero si la cerveza no me convence, su maravilloso spot me ha ganado de calle (¿se puede plasmar en imagenes de mejor manera las expectativas del que podrá ser el mejor verano de nuestras vidas?), y gracias a él, me he topado con una nueva banda a la que adorar.

Suecos, por cierto (¿de donde, si no?): BILLIE THE VISION AND THE DANCERS.

Al contrario de lo que es habitual, estos 7 jovenzuelos se reunieron por primera vez en la ciudad sueca de Malmö, durante la grabación de este primer disco, que hoy os presentamos, en la primavera del 2004.

Fruto del empeño del letrista y cantante Lars Lindquists, que un buen día se dio cuenta que uno solo no siempre es suficiente, surgieron estas 11 canciones, tras convencer a sus amigos de toda la vida de que le acompañaran en esta aventura sonora (este tipo es de los míos).

Pese a que su album debut de nombre extra largo (I Was So Unpopular In School and Now They're Giving Me This Beautifil Bicycle) tuvo cierta repercusión en su país natal y recibieron montones de fantabulosas criticas, su distribución por los canales habituales fue cuando menos peregrina, por lo que decidieron coger al toro por los cuernos y un fantastico ejercicio de "yo-me-lo-guiso-yo-me-lo-como", decidieron distribuir su música (G.R.A.T.U.I.T.A.M.E.N.T.E.) a través de su página web (y así siguen, tras 4 discos, que podeis descargar alegremente aquí), lo que ayudó enormemente a dar a conocer ese pop de toda la vida sin miedo a la instrumentación elaborada que es marca de la casa.

Melodias pegadizas, plagadas de pequeños detalles (esa trompeta, aquel violín...) que hacen de este enorme disco sueco con reminiscencias al folk americano de mas alta escuela, un regalo para los oidos.

Sentimientos compactados en 11 armoniosos (y hasta armónicos) cortes, alrededor de una chica llamada Lilly.

Copialos en cientos de cds virgenes y distribuyelos entre tus amigos: Te lo agradeceran.

Y si aun os quedan dudas, disfrutad (como enanos) del extraordinario anuncio de la Estrella.

3 comentarios:

Enrique dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
redronin1b dijo...

¿Se puede sentir nostalgia veraniega antes de que el verano empiece?. ¿Prestalgia?

Antonio dijo...

¿verdad que es precioso? tanto el anuncio como la cancion ^^

por cierto, si tu me conoces, yo a ti tambien... quien eres?