miércoles, 4 de julio de 2007

Los Rolling Stones en El Ejido (1ª parte)



Y ahí estaban, después de cancelaciones, críticas, de percibir cierto desencanto por parte de algunos desde diferentes partes del mundo, de poner en duda su estado de forma, de rumores y comentarios de todo tipo, ahí estaban.

Y yo me decía a mi mismo, me digo, y me diré: “no creas en nadie, ni en nada, comprueba personalmente cualquier cosa que te cuenten...”, y en ello estaba.

Faltaban veinte minutos para las 11 de la noche, atrás y bien olvidadas quedaban las eternas horas de viaje, calor y espera, cuando de repente,... luces fuera!!!!, y una inmensa oscuridad engulló al estadio.

Había ilusión, ganas, muchas ganas en el público, se oía, se veía, se olía, se palpaba, se sentía, mientras una serie de imágenes recordaba que el rock, al igual que el universo, también se originó a partir de una enorme explosión, más cercana en el tiempo, pero no por ello menos majestuosa.

Y de repente, unos acordes familiares para millones de personas desde inicios de los 80 parecieron surgir de la nada provocando la locura generalizada, ahí estaban, primero Keith Richards, luego Charlie Watts, más tarde Ron Wood, y por último, Mick Jagger. Eran ellos, como siempre, o mejor dicho, mejor que nunca, interpretando Start Me Up con una energía que a buen seguro hizo temblar a toda Andalucía. Inolvidable.



El terremoto continuó con You Got Me Rocking, el estadio vibraba y vibraba, cantaba y bailaba, y mientras, yo me preguntaba, ¿tener años y arrugas significa necesariamente ser viejo?, sobra la respuesta.



Y para no bajar la intensidad siguieron con Rough Justice, del último disco, poderosa, con un sonido de guitarras imponente; miré a un lado, miré al otro, y las cabezas parecían despegarse de los cuerpos mientras se bailaba este tema.

Luego hubo un viaje en el tiempo para trasladarnos a la que se considera que fue la época dorada de los Stones, allá por 1969-1972, con Bitch y Live With Me, con un Jagger que cantó con rabia, y todo ello acompañado con una sección de viento espectacular.

Acto seguido llegó uno de los pocos momentos tranquilos de la noche, Ruby Tuesday, emotiva, bien ejecutada, con el público entregado y absorbido por la música. Y una vez relajados, era el momento de Midnight Rambler, con ese sabor a guitarras rasgadas, esas pausas, esos cambios de ritmo , y sobretodo, con ese señor errante de la medianoche, cantando, tocando la harmónica, bailando de un lado al otro del escenario, que hizo que más de uno se frotara los ojos o le pidiera al compañero de al lado que le pellizcara para comprobar que lo que estaba viendo no era un sueño. Y no, no lo era. Ahí estaban.

Y como homenaje al gran James Brown, se marcaron un I`ll Go Crazy divertidísimo, donde la corista Lisa Fischer destacó sobremanera con un torrente de voz increíble.

Iban sólo 8 canciones, pero la sensación era de que me habían agarrado por la solapa, me habían zarandeado, y me habían dicho “oiga joven, ¿se está dando cuenta de lo que es un jodido concierto de los Stones?”.

Y el show continuó con Tumblin Dice, único tema presente del mítico álbum Exile On Main Street, para posteriormente dar paso al set solista de Keith Richards, relajante pero intenso, que empezó con una original versión de You Got The Silver, donde la única guitarra presente era la de Ron Wood, y terminó con el tema I Wanna Hold You.

Y esto es todo por hoy, mañana escribiré la segunda parte de la crónica.

Saludos, Fede.

4 comentarios:

redronin1b dijo...

Normalmente este blog ha destacado por intentar ser un soplo de aire fresco y colorido musicalemnte hablando, pero para que no se diga que no somos plurales y abiertos de miras, con este post (Gracias GRAN FEDE) inaguramos la seccion: "PUERTAS ABIERTAS PARA LA 3ª EDAD".

Tras el extensivo (y un poco tendencioso) articulo de FEDE, poco más podemos añadir desde la redacción de Es pop, mamá... salvo recalcar lo obvio: luces, fuegos artificiales, canciones que has escuchado cientos de veces en Europa FM y el 80% del aforo que asistió simplemente para poder decir con orgullo: "Yo estuve en el concierto en el que la palmó Keith Richards"... quizás la próxima vez...

(Lo que no quita que lo de estos "señores mayores" no tenga merito... ya nos gustaría a mas de uno con esa edad, poder hacer lo que nos de la gana tan alegremente e irnos de juerga con los colegas todos los veranos...

... y que encima nos paguen por ello!!!!!!

Anónimo dijo...

Jajajaaj, que cabrón. Mira que te dije que vinieras, y así hubieras visto que no exagero demasiado.
Yo espero ansioso tu review de un concierto de la Casa Azul en directo, abriedo con Superguay.jijiji

Y ahora en serio, la maquetación te ha quedado de puta madre. Nos vemos!!!

Sickman dijo...

Que grande es el blog!ya damos cronicas hasta de la prehistoria musical jajaja.

Es Broma. Pedazo de cronica del concierto, esta vez no dejaron tirado y decepcionado al Fede.

Espero 2ªparte muy bien redactado y un set list impecable.

De aquí a nada nos hacemos una web musical medio seria, ya cubrimos hasta los Rolling.

Saludos

Anónimo dijo...

Estoy en el trabajo. La segunda parte de la crónica ya está lista. Esta noche la enviaré con alguna foto y videos. Saludossss, Fede.