miércoles, 15 de marzo de 2006

Sartre se equivocaba

...Ebsen seguía sintiendo esa horrible mano de hierro que le oprimía el pecho, robándole el aliento y convirtiéndole el corazón en agua. Esa misma agua que le subía por la garganta y luchaba por llegar hasta los ojos, donde los párpados no podrían contener el aluvión. Sólo la presencia de Balsan le permitió el esfuerzo de contenerse.

-... es que, no lo entiendo... ¿Cómo se puede ser tan jodidamente fría y después de 9 años juntos, romperlo todo con un simple "Ya no estoy enamorada de tí"...?.

-Quizás no sea el más indicado para dar consejos, pero mira tío, no le des más vueltas. Quizás le pasa algo, tiene algún problema. O tal vez hacía mucho que veniais arrastrando esta situación y no quería decirte nada para no herirte;... hasta que no ha aguantado más. O incluso es posible que sea tan zorra como la pintas, pero tu hazme caso: no le des más vueltas, porque así lo único que haces es joderte a ti mismo.

-¿Pero es que todo este tiempo no significó nada?.¿Simplemente se puede levantar uno un día, decidir cambiar de sentimiento y salir esa misma noche a emborracharse por ahí...?

-Mira, dejalo ya. Hay más peces en el m...

-¡¡Pero es que yo sólo quiero ese pez!!

-Te entiendo, pero te repito que esa actitud no te va a llevar a ningún lado, y desde luego, en caso de que se pudiera, no vas a volver a conquistarla de ese modo.

-¡¡Qué coño sabrás tú, que nunca has estado con nadie...!!

-Eso ha sido un golpe bajo.

-Lo siento. Tienes razón. Bastante suerte tengo ya, sólo con que estés aquí aguantando el papelón. He perdido el eje sobre el que giraba mi vida y me siento desorientado y asustado...

-Es normal.

-Es que puede que ella ya no me quiera, pero yo sigo enamorado de ella. A veces me gustaría no haberla conocido nunca y así haberme evitado tanto dolor... Sartre tenía razón: "El infierno son los OTROS".

-¡Oh, vamos!. Para empezar si no la hubieras conocido, no habrías vivido nunca todos esos momentos que ahora lamentas haber perdido para siempre. Y para seguir, Sartre era un jilipollas. Los OTROS pueden ser sin duda el infierno, pero tambien el paraíso, el purgatorio y hasta el limbo...

1 comentario:

ADRI dijo...

QUE LINDO TEXTO, ME HA ENCANTADO, ALGO DOLOROSO, PERO LINDO FIN, ASI ES.


JUSTO LO LEÍA MIENTRAS EN LAS BOCINAS DE MI HABITACIÓN SONABA EL TALGO DEL AMOR