miércoles, 7 de diciembre de 2005

TCR

<<[...] En "Paro, siesta, días de fiesta" continúan las características tradicionalistas y conservadoras que dibujan lo que ahora se ha dado en llamar "pop rosa". Música yeyé de los sesenta con la única diferencia de quien canta no es Concha Velasco. Por lo demás, búsqueda de diversión, intrascendencia y estribillos pegadizos con sonido prehistórico propio de las películas de Parchís.[...]>> Un grupo cuyo segundo disco es recibido de esta manera por la "prensa especializada" solo puede catalogarse de GENIAL. Y así eran este sexteto (luego quinteto) catalán, musos e inspiradores de gran parte de este blog.


TCR eran tres chicos de Santa Coloma y dos chicas (aunque en sus inicios eran 6) de Barcelona que irrumpieron en la "Removida" del mal llamado "tontipop" allá por el 98, y se bautizaron igual que el juguete, aquel que, segun decían, era más completo que el scaléxtric. Se iniciaron en esto de la música como tantos otros en la época pre-OT: como eran fans de un monton de gente y compraban discos a pincho, consiguieron unas guitarras y empezaron a tocar, casi por aburriemiento.

Pese a que durante toda su carrera les acompañó el sambenito de ser los segundos fresones, por sus evidentes similitudes (grupo catalan de pop divertido y luminoso, con nena al frente y con Felipe Fresón como integrante durante un corto periodo), la actitud era bien diferente: desde una actitud mas punk hasta letras mas afiladas; donde en los fresones era moñería ingenua, TCR desprendía ironía y mala leche a partes iguales (ya me podeis ir revisando: "Salva mi navidad", "Ariadna nos parece normalita y fuera de onda", "¿Que preparan?¿Donde estan?"(esta última me la leeis más abajo y me dejais el comment correspondiente), o "P.O.P" por poner algunos ejemplos). Apunto pues que TCR podrían ser una banda de punk poseída por la inocencia del pop, o bien al contrario, un grupo de pop con la urgencia del punk, con una lolita fatal como Susie Wong al frente.

En su música podemos encontrar pop de grupos de chicas sesenteras en plan Ronettes (Boca extra), rollo fresón (Ariadna) o pegamoide (Hasta qué punto), apuntes de la new wave (Como quiero yo) o del Donosti Sound (Sobre ruedas), pero en el fondo TCR eran el punk como a mí me gusta, demostrándolo con ese aire a los Buzzcocks que consiguieron en algunas de sus canciones, especialmente en el segundo disco, en donde incluso se atrevieron a hacer una personalisima y versión del "Posing at the Roundhouse" de los TV Personalities, como era "Sangre en el Apolo". Con todo, su sonido fue un poco amateur y apresurado; aunque hay que admitir que sonaban exactamente a cómo eran cada uno de los integrantes del grupo y muchos de los que les escuchábamos.

Pero si habia algo que hacia destacar a TCR eran sus letras, en donde no dejaban títere con cabeza y daban un divertido repaso a su música, a la escena indie de la época o a la vida misma. Cogiendo su disco póstumo "Paro, siesta y noches de fiesta", nos encontramos perlas en abundancia: Por ejemplo la sensación de hastío en “Hasta que punto” (con mis frases favoritas: No eres lo que sueñas, sino lo que vives/ un verano entero mascando chicle/ puro declive”); el desaliento del artista a la sombra ante la fuga de su pareja y por lo tanto su musa en “De la A a la Z” (“no puedo más que parodiar / a mi gastado original / y la copia es aún más gris”); el fanzineo resultante de la aparición de ya sabemos que grupos en aquellos tiempos en la citada “Adriadna nos parece más bien normalita y fuera de onda”; la modernez barcelonesa en la también reseñada “Sangre en el Apolo”; el mal rollo de las fiestas (¡ellos también las odian!) en “¿Qué preparan? ¿Dónde están?”; poder seguir haciendo las cosas a su manera y no seguir la profesionalidad (“lo que yo tengo no lo pueden tener / pues son músicos serios y no tienen remedio”); añoranza de tiempos pasados en“Se nos rompió el humor”; amistades que fallan y decepcionan en “Plan B”; la mensajería vista desde una punto de vista romántico en “Desde Pedralbes hasta el mar”. Todo pasado por la turmix de su característica ironía y doble sentido, especialmente en la canción que cierra el disco, “P.O.P.”. En ésta, lo que a simple escucha podría parecer un himno a “aquel verano en que todo fue pop”, es puro sarcasmo hacia todo lo que se ha venido agrupando como tontipop: grupos, revistas, fanzines, etc. (“tan bello que nada hacía suponer/ que pasaría tan pronto aquel verano”). No podemos olvidar de todos modos su primer trabajo: "TCR", quizás con un caracter mas naif, el plantel de canciones es GENIAL, variado a mas no poder: "Cupido", "Tengo que beber", "Salva mi navidad", "Un domingo de sol", "Es POP", "No le parece buena", "Si pudieras verlo", y así hasta 18 himnos juveniles.


Como tantos otros grupos de la época TCR tuvo vida relativamente corta y tras el mencionado segundo disco, desaparecieron dejando como único rastro un puñado de canciones que serían la banda sonora perfecta de todas las tiendas de caramelos y golosinas. Pero sólo en establecimientos donde se vendan pica-picas, Petas Zetas y las estupendas tiras de efervescentes sabor a cola o a limón. Así era su música. Y así eran ellos (dulces y corrosivos, agradables y ácidos).

5 comentarios:

dj_yoyash dijo...

Descubrí a Tcr casi de rebote, a través de uno de esos recopilatorios que publicaba una conocida marca de refrescos, y desde un primer momento me engancharon con ese "Tengo que beber".
Tengo los dos discos (originales , por supuesto) y el single de "A la parrilla!!" (...me encanta "Una de esas cosas"...) y no pasa una temporada sin que me acuerde de ellos y vuelva a escucharlos. Para mí fueron de lo mejor de aquella hornada del "golosina-pop" ó como se quiera llamar, y una auténtica pena que no siguieran.
"...no logro entender esta absurda transacción, a cambio de un par de regalos podeis destrozar mi salón...si existe la justicia cósmica, padecereis resaca crónica..."

Anónimo dijo...

ese grupo es muy bueno







saludos

Anónimo dijo...

No me gusto

Anónimo dijo...

me baje un disco de ellos por casualidad, sin saber de que se trataba y termino gustandome.

Anónimo dijo...

Mi madre tiene un disco llamado 20 años de flor de pasión del programa homonimo que recopila canciones del presentador Juan de Pablos.Hay una llamada Un domingo de sol de TCR y la oigo desde que era pequeño.