sábado, 17 de diciembre de 2005

Las Escarlatinas: A Todo Color


Las mejores canciones son las que se encuentran por casualidad. Una mañana, revisando el correo descubro que Siesta tiene preparada su nueva hornada de discos repletos de pop lánguido y suave.

Entre discos de Pastel Vespa, Death by Chocolate o Rita Calypso, un nombre resultón y una caratula colorida resaltan con holgura: Las Escarlatinas. ¿Que clase de grupo se da a conocer como una enfermedad tan molesta?. La verdad es que sus canciones son dulcemente infecciosas y, aunque parezca contradictorio, sus melodías son el mejor antibiótico para vencer a los días grises.

El pop debe continuar y Siesta, nos guste o no, con mayor o menor suerte al elegir, siempre han sido fieles a esta máxima. Como ellos mismos dicen, parece que por fín han encontrado la proverbial aguja en el pajar. El pop es en cierta forma un muerto con salud de hierro. Y como una cobra adormilada volverá a picar con su veneno verde esperanza a la afición.

Y es que la cosa va de colores. Lo que en una primera escucha nos suena a grupo de campanillas, como de evasión y juego recreativo, con chicas tímidas pero rebeldes e indómitas, pizpiretas y resultonas, es en realidad una colorida caja de juegos reunidos geyper en el que flotan 15 bonitas canciones.

Almudena, Belén, Lúa y María, todas ellas, han grabado este disco con atrevimiento, entusiasmo y secretos callados. Cantan en castellano sobre colores (“A todo color”), inconformismos (”Sólo por ti”), agonías amorosas (“Lloraré”), los Beatles (“A beatle song”), la escena en los ochenta en Madrid (“Red bar”, “Adiós al pop”), las evasiones (“Relax”, “Submarinos en 3D”, “Reloj Violín”, “El diván”), el fútbol galáctico (“Sueño merengue”) o los matices de la cotidianidad (“Tú y yo” “La sombra del rosal”). Ellas son así.

En sus canciones encontramos retazos de Nosoträsh, melodías de La Buena Vida, rasgos de Kiki D'akí, signos de Le Mans o Vainica Doble, pero sobre todo, Las Escarlatinas, son 4 voces de hada capaces de alejar hasta los nubarrones más grises con sus canciones de pop flotante.

Por cierto, sr Pérez, si por casualidad cae por esta página debería plantearse sustituir los gallitos de Plácido Domingo por ese himno coqueto con aspiraciones de modelo quenzo que es "Sueño Merengue".


...el regalo perfecto para estas Navidades...

2 comentarios:

dianofit dijo...

orale, se ve interesante la musica, a ver si luego me pasas alguna rola de ellos (o ellas?) jajaja
saludos cuero desde el otro lado del charco :) muack!! :*

Javi 1 dijo...

dicho y hecho, actualizado su link en mi blog, ¡ojalá todo fuese tan fácil!
hala, a seguir reseñando musica, ciao!